Nutrición

"Aquellos que piensan que no tienen tiempo para una alimentación saludable tarde o temprano encontrarán tiempo para la enfermedad"

Edward Stanley.

Contacte con nosotros

    Nutrición

    Control del paciente
    Seguimiento
    Resultados

    Servicios de nutrición

    Nuestro asesoramiento va dirigido a cuidar la calidad de vida en diferentes estados fisiológicos (Embarazo, lactancia, infancia), mejorar el estado de salud en pacientes con enfermedades relacionadas con la alimentación (Diabetes, sobrepeso u obesidad, hipertensión arterial, problemas digestivos, etc) o a mejorar el rendimiento y garantizar una correcta planificación, en el caso de nutrición deportiva.

    Nutrición, sobrepeso y obesidad

    Para nosotros, cada paciente es único y por ello, estudiamos cada caso de manera individual, diseñando un plan personalizado con el objetivo de alcanzar un peso saludable.

    Elaboramos pautas de control orientadas al tratamiento del sobrepeso y la obesidad para alcanzar un peso saludable y prevenir la aparición de distintas patologías.

    Para ello, llevaremos a cabo una alimentación variada, equilibrada y saludable que garantice el aporte de nutrientes y permita mantener las funciones de nuestro organismo.

    El mantenimiento de una alimentación correcta durante el embarazo y la lactancia son esenciales para conseguir una salud óptima tanto del nuevo ser como de la madre.

    Durante esta etapa, las necesidades nutricionales aumentan y existen ciertos nutrientes que pueden faltarnos:

    – Ácido fólico, que debe comenzar a tomarse incluso antes del embarazo, si este es planificado. 

    Ayuda a la prevención de los defectos del tubo neural del bebé. Es por ello que durante el primer trimestre de embarazo se recomienda tomar suplementos de ácido fólico de 400 µg/día. Muchos autores recomiendan, además, la suplementación con ácido fólico durante todo el embarazo en el caso de mujeres con síntomas de malnutrición, embarazo múltiple o que padecen anemia. Asimismo, se recomienda en todos los casos la ingesta de alimentos ricos en ácido fólico, como son las verduras (brécol, coliflor, acelgas, espinacas), las legumbres (garbanzos) y frutas

    – Hierro: Durante el embarazo puede darse la aparición de anemia. Lo que puede causar bajo peso del niño al nacer o provocar que éste desarrolle un déficit de hierro durante el primer o segundo año de vida. Para evitar dicha situación se deben consumir alimentos ricos en hierro, acompañados de alimentos ricos en vitamina C, que favorecen su absorción.

    – Calcio: Durante el embarazo se produce un paso activo de calcio de la madre al feto a través de la placenta. El calcio, que es necesario para la formación del esqueleto, procede de los alimentos que ingiere de la madre y de sus propias reservas óseas de calcio. Para evitar un desgaste excesivo de las reservas de calcio de la madre es imprescindible asegurar un correcto aporte de este mineral en la dieta. 

    – Hay que vigilar ingerir suficientes minerales, además del citado hierro: Yodo, zinc y magnesio.

    – Es necesario un aporte suficiente de las siguientes vitaminas: C, vitaminas del grupo B, A, E, D.

    La nutrición es la ciencia que abarca todos los procesos a través de los cuales el organismo incorpora, transforma y utiliza los nutrientes contenidos en los alimentos.

    Dichos nutrientes son necesarios para el mantenimiento de la salud y la prevención de diferentes enfermedades

    En el ámbito de la medicina preventiva, la nutrición clínica aporta consejos para prevenir la aparición de enfermedades vinculadas a una alimentación inadecuada tales como: diabetes, hipertensión arterial, anemia, dislipidemias, enfermedades renales, cardiovasculares, etc.

    Nuestra función se basa en la elaboración de un tratamiento nutricional adaptado a dichas situaciones fisiológicas/patológicas.

    La nutrición deportiva es la rama de la nutrición enfocada en la práctica de ejercicio físico tanto a nivel amateur como profesional.

    Los alimentos que se incluyen deben garantizar la ingesta de energía, proporcionar el material necesario para la reparación y formación de tejido y, a su vez, mantener y regular el equilibrio metabólico.

    No existe una única alimentación para todos los deportes, sino que ésta, debe adaptarse al tipo de ejercicio realizado.

    La nutrición deportiva puede ayudarnos a prevenir la aparición de lesiones, mejorar la composición corporal, retrasar la fatiga y mejorar la recuperación entre sesiones.